Lo que debes hacer para evitar problemas de salud en la vejez

  • tamaño de la fuente

El estilo de vida que lleves hoy, se verá necesariamente reflejado en el futuro, especialmente durante la vejez. Para evitar demencia senil o problemas de memoria cuando alcances la tercera edad, debes comenzar a mejorar tus hábitos actuales.

 

Si todos cuidáramos nuestros hábitos y lleváramos un estilo de vida saludable, se podría evitar uno de cada tres casos de demencia senil en el futuro, según un estudio internacional publicado y gestionado por la revista The Lancet, sobre la prevención y el cuidado de las enfermedades.

Se calcula que en el mundo hay unos 47 millones de ancianos con problemas mentales, pero se estima que dentro de 30 años podrían ser hasta 130 millones y todo, por seguir malos hábitos en el presente.

La buena noticia es que se pueden adoptar cambios en el estilo de vida que pueden reducir dramáticamente el riesgo de padecer esta enfermedad en los últimos años de vida, y sentirnos mucho mejor en el presente.

El secreto según los especialistas es construir una reserva cognitiva en el cerebro que nos permita fortalecer las conexiones cerebrales y ayudar al órgano a seguir funcionando correctamente a pesar del deterioro ocasionado por el paso del tiempo.

La investigación presentada por los científicos que hicieron el estudio y que se presentó en la conferencia de la Asociación del Alzheimer en Londres, Inglaterra, recientemente, cita nueve factores controlables que potencializan el riesgo de padecer la enfermedad:

1.- Pérdida de audición en la edad mediana (9% de riesgo)

2.- No complementar la educación secundaria (8%)

3.- Fumar (5%)

4.- No buscar tratamiento temprano para la depresión (4%)

5.- Inactividad física (3%)

6.- Aislamiento social (2%)

7.- Hipertensión (2%)

8.- Obesidad (1%)

9.- Diabetes tipo 2 (1%)

Como podemos ver estos nueve factores son completamente controlables, modificables y se pueden prevenir por los individuos. Constituyen el 35% del factor de riesgo de contraer la enfermedad.

Modificando un poco la conducta y los hábitos se puede prevenir una tercera parte del riesgo. Los autores del estudio aclaran que con las siguientes cuatro acciones se pueden contrarrestar las consecuencias:

1.- Seguir aprendiendo toda la vida

Se traduce simplemente como no dejar de usar el cerebro y seguir activos durante toda la vida. Los científicos calificaron con 8% de aumento de riesgo el no completar los estudios, lo cual no significa que quienes no tuvieron oportunidad de estudiar corran más riesgo, sino que las personas que no leen, no tratan de aprender ni memorizar nada nuevo, tienen un riesgo más elevado. El consejo es seguir estudiando mientras sea posible. Actualmente existen muchas alternativas gratuitas en línea que te pueden mantener actualizado y ocupado.

2.- Mantener una vida social activa

Ayuda a fortalecer la salud del cerebro. Sal, conoce gente nueva, convive con los demás y realiza actividades que te estimulen.

3.- Pedir ayuda

Si tienes antecedentes o sufres actualmente de depresión, por leve que sea, debes pedir ayuda de un profesional que te ayude a superar el episodio. Otro factor importante es cuidar la audición, ya que perderla puede suponer la privación de estímulos sociales y cognitivos importantes.

4.- No fumar, ni hacer ejercicio, mantener el índice de masa corporal en un nivel adecuado, así como no tratar la hipertensión ni la diabetes.

Tener un estilo de vida saludable, comer sano, hacer deporte y dormir bien contribuyen a evitar enfermedades del corazón y hasta el cáncer, factores que influyen en la correcta oxigenación de la sangre que alimenta al cerebro.

Si tienes dudas sobre cómo llevar un estilo de vida sano o no te sientes bien, consulta de inmediato a tu médico.


Referencia BBC

417