Las fracturas de huesos por estrés y las personas que son más propensas a sufrirlas

  • tamaño de la fuente

El golpeteo repetitivo y los microtraumatismos pueden generar lesiones en las extremidades inferiores y, aunque los deportistas son más propensos, existen otros grupos de personas que son muy vulnerables a sufrirlas.

Las fracturas de hueso más comunes son aquellas que se producen por un traumatismo o golpe contundente, sin embargo, hay otro tipo de lesiones que también son frecuentes y que se deben al estrés, esfuerzo o fatiga de los huesos. Se trata de microfracturas que se generan debido a un impacto repetitivo y frecuente sobre el hueso.

Es normal que estas lesiones se produzcan en los huesos de la parte inferior de la pierna y el pie, es decir, en tibia, peroné, metatarsos, talón y tobillo, y que se presenten en deportistas, sin embargo, hay otro grupo de personas vulnerables.

El riesgo de estas lesiones es que aunque los huesos pueden autorepararse y regenerarse, cuando el estrés sobre ellos es contínuo y consecutivo, se pueden dar fracturas complejas debido al sobre esfuerzo.

Los corredores, bailarines, tenistas y futbolistas son propensos a sufrirlas, pero también quienes tienen deficiencias en la densidad ósea, es decir, quienes tienen los huesos débiles como personas de la tercera edad o con osteoporosis.

Este tipo de lesiones son más comunes en mujeres que entre hombres, debido a los desequilibrios hormonales que pueden reducir la mineralización de los huesos y afectar su capacidad de resistencia ante el estrés del uso repetitivo. Corren más riesgo a quienes les falta estrógeno porque se afecta el metabolismo de los huesos y por tanto, su fortaleza.

Hay otra clave

La mayoría de las personas buscan estar delgados y cuidan mucho su peso, sin embargo, no se trata de pesar lo menos posible para estar saludable, sino de estar en el peso ideal, el cual está relacionado con el sexo y la altura de cada individuo.

El índice de masa corporal es la otra clave para mantener a raya las lesiones. Ser más ligeros hace que los corredores sean más rápidos, pero también los hace más propensos a tener lesiones. Esto ha sido confirmado por un estudio del Centro Médico Wexner, de la Universidad de Ohio State.

Personas que pesan demasiado poco o que están lejos de su peso ideal tienen más riesgo de sufrir lesiones en los huesos al momento de hacer deporte, especialmente al correr, ya que están generando un martilleo repetitivo contra superficies duras en la parte inferior de las piernas.

Cuando tenemos un índice de masa corporal adecuado, la masa muscular ayuda a absorber el impacto de correr, pero cuando se carece de la masa suficiente, los huesos son los que reciben el impacto directo.

Qué hacer

Si se está en el grupo más vulnerable lo que debemos hacer es tomar en cuenta las recomendaciones de los expertos.

Las personas mayores o propensas a sufrir problemas de osteoporosis deben elegir ejercicios que no impacten directamente a los huesos. Algunos de los ideales son la natación, el yoga y caminatas breves y ligeras sobre superficies blandas como pasto, y con el calzado adecuado.

Si se trata de personas jóvenes, la recomendación es consultar a un nutriólogo que les confirme su índice de masa corporal y que les proporcione una dieta que corresponda a su sexo, altura y tipo de actividad.

Cualquier duda debes consultar a un especialista.

Fuente: BBC

 

681