Facebook Farmapiel Twitter Farmapiel Linkedin Farmapiel

A los piojos les gustan las cabezas limpias

  • tamaño de la fuente

Estamos acostumbrados a pensar que el tener piojos se relaciona con la falta de higiene, incluso, hay quienes se refieren peyorativamente a la gente que no tiene buenos hábitos de limpieza como “piojosos”, pero la realidad es que el bañarse o no, no tiene nada que ver con esta plaga.

 

En los últimos años se ha desatado una plaga de piojos que afecta principalmente a los niños que, además de tener que enfrentar los molestos síntomas, deben aguantar el bullying o las burlas de sus compañeros de escuela quienes los acusan de sucios.

 

Empiojarse, como se le dice común y vulgarmente a la pediculosis, no tiene que ver con la higiene personal de quien la padece. Está comprobado que lavarse el cabello con shampoo regular todos los días no impide ni previene la parasitación por piojos, pues estos parásitos prefieren el pelo limpio y el lacio sobre el chino o rizado, y cuatro de cada 10 personas ha pasado, por lo menos una vez, por este problema.

 

Los piojos son parásitos que se dividen en 3 mil especies, de las cuales y por fortuna, solo tres pueden infectar al ser humano, siendo el más común el de la cabeza, al cual se denomina pediculus humanis capitis, que mide unos tres milímetros.

 

No pueden vivir más de 48 horas sin los humanos ya que se alimentan de sangre, no transmiten enfermedades y los síntomas de su invasión se limitan a un molesto e intenso picor en la zona afectada.

 

Para estos diminutos animales, la cabeza de los humanos son paradisíacos y espesos bosques por los que gustan caminar a gran velocidad. Ahí encuentran el clima ideal para vivir, reproducirse y alimentarse.

 

Se transmiten por el contacto directo de las cabezas —caminan de un cabello al otro—, por compartir peines, cepillos, gorras, sombreros y almohadas.

 

¿Por qué se ensañan con los niños?

La pediculosis es más frecuente y común en niños que entre en adultos por una sencilla razón: los pequeños están mucho más cercanos los unos de los otros en escuelas y guarderías y no tienen empacho en compartir utensilios de uso personal, es decir, que los piojos no saben de edades ni tienen una preferencia fisiológica por los niños, sino que su transmisión se debe a que existe mayor proximidad física entre ellos.

 

Lo anterior quiere decir que los hipsters no están a salvo nada más por su edad, es más, deben tener cuidado porque la barba y las cejas también son sitios en donde los piojos pueden anidar.

 

Termina con ellos

 

Es complicado deshacerse de los piojos sin tratamiento, pues aún cuando se termine con ellos, estos volverán en una semana.

 

Los piojos dejan huevos en el sitio que invaden. Las crías o liendres se fijan con un pegamento que no es soluble en agua y que, por lo tanto, no se elimina con el shampoo regular.

 

Muchos de los productos que se venden para terminar con los piojos no son efectivos porque se ha demostrado que estos animales mutan rápidamente se hacen resistentes a los tratamientos que existen para eliminarlos, por lo que se debe acudir con un Dermatólogo que recete un remedio más efectivo.

 

También conviene usar peines especiales que ayudan a desprender a las liendres del cabello, limpiar todos los utensilios de uso personal y aspirar la cama y telas con las que la persona afectada haya estado en contacto.

 

Revisar a los niños constantemente, peinarlos con gel, avisar a la escuela y no llevarlos si tienen el problema son algunas medidas que se deben de tomar para intentar prevenir la transmisión.

 

Referencia: http://bit.ly/2dMlMF9

1612