Facebook Farmapiel Twitter Farmapiel Linkedin Farmapiel

6 mitos sobre hacer ejercicio

  • tamaño de la fuente

Mitos del ejercicio los hemos escuchado todos sin saberlo, pues la mayoría de quienes lo practicamos comenzamos a aplicar técnicas o consejos alimenticios o de hábitos en el gimnasio, que carecen de sustento y efectividad.

 

Mitos del ejercicio son aquellos movimientos, técnicas, dietas y demás conceptos que no tienen base científica ni médica, pero que muchos los ponemos en práctica cuando comenzamos a hacer deporte; y es que normalmente no consultamos a un especialista que nos diga, con bases científicas, qué debemos y qué no debemos hacer.

 

Los consejos del entrenador, de los amigos y hasta muchos que están publicados en revistas y páginas no han sido sometidos a una verificación científica, sin embargo, como mucha gente los repite y pone en práctica se han dado por válidos con el paso del tiempo. Lo más recomendable es que conozcas los más comunes y tengas cuidado, ya que una mala práctica puede tener graves consecuencias.

 

1.- Es necesario hacer entre una y tres horas de ejercicio para estar en forma

 

Para refutar este mito tenemos que comenzar por tomar en cuenta que cada persona es distinta. Estar en forma significa gozar de cabal salud, tener todos los niveles en límites normales, alimentarse bien, tener buenos hábitos y hacer deporte regularmente y de manera recreativa, sin embargo, nos hemos casado con la idea de que este concepto se refiere a tener un cuerpo espectacular.

 

Ya sea para estar en forma o tener un cuerpo atlético o tonificado, lo importante no es la cantidad de ejercicio, sino la alimentación como principal factor y como segundo, el hacer ejercicios específicos, intensos y bien hechos por unos pocos minutos.

 

2.- Es mejor hacer deporte en la mañana

 

Este es un mito muy común que no tiene ninguna base científica. Cuándo es mejor, depende el ritmo circadiano, que es lo que marca el funcionamiento de cada individuo y su capacidad de desarrollar diversas actividades en un momento del día; en resumen, el ritmo biológico que influye en la presión de la sangre, la temperatura del cuerpo, el nivel de hormonas, la frecuencia cardiaca, etc.

 

Con esta base se cae el mito de hacer ejercicio por la mañana y se refuerza la idea de que la mejor hora es aquella en la que cada individuo se sienta más dispuesto, animado y con energía para hacer deporte. Lo único que recomiendan los especialistas es no hacer ejercicio después de las 10 de la noche, ya que eso puede alterar el sueño.

 

3.- Los tenis más caros deben ser los mejores

 

Es verdad que las compañías invierten muchos millones de dólares en estudios cada año, para diseñar los mejores tenis posibles y que se adecuen mejor al deporte para el que están diseñados, tomando en cuenta el impacto, la expansión del piel, la resistencia de los materiales, etc., pero eso no significa que los más caros sean los adecuados.

 

Elegir unos tenis es fácil, los mejores son los más cómodos, los que nos den mayor seguridad y soporte, sin importar la marca o fabricante.

 

4.- Tienes que comer carbohidratos y proteínas

 

Hasta ahora no existe una dieta perfecta para los deportistas, ya que como dijimos al inicio, todos somos distintos y tenemos necesidades diferentes.

 

La dieta más recomendada por los especialistas es la 60 % carbohidratos, 20 % proteínas y 20 % grasas, pero una vez más, no hay nada definitivo y depende de la persona, el tipo de actividad y la intensidad del ejercicio.

 

Antes de comprar suplementos, licuados o demás productos que prometan más energía o musculatura, lo ideal es que hagas pruebas. Haz diferentes tipos de dietas, algunas con más proteína y menos carbohidratos, y analiza los resultados, lo que más te funcione y te haga sentir mejor.

 

5.- Si sudamos es que estamos haciéndolo bien

 

Mucha gente cree que sudar se traduce en haber hecho un buen esfuerzo, pero la realidad es que no tiene necesariamente que ver; tampoco quiere decir que estemos quemando calorías y bajemos de peso.

 

La función del sudor es regular la temperatura del cuerpo y sirve para eliminar impurezas, pero al final de trata de agua que debemos de volver a ingerir para mantenernos hidratados.

 

Hablando de mitos del ejercicio, éste es uno de los más comunes. No te preocupes si en tu sesión de hoy no sudaste mucho, no quiere decir que no hayas quemado calorías ni que lo estés haciendo mal.

 

6.- Es necesario estirar después de hacer ejercicio

 

Se recomienda hacerlo pero no es indispensable, además de que se deben de tomar dos factores importantes en cuenta: el primero es el tipo de estiramiento, porque algunos son mejores para antes y otros para después; el segundo es que se hagan de manera correcta, porque hacerlos mal puede resultar contraproducente.

 

Para saber cuáles son los mejores, puedes consultar la página Estiramientos. Otra recomendación general importante es la consultar a un profesional de la salud antes de comenzar a hacer ejercicio para saber cuál es tu estado de salud y qué tipo de ejercicio es el que más te conviene.

 

Fuente: BBC

1490