Opinión del experto. Medicina alternativa ¿Se puede considerar para tratar la dermatitis atópica?

  • tamaño de la fuente

La dermatitis atópica es una enfermedad inflamatoria y crónica de la piel, que generalmente inicia su presentación en los primeros años de vida. Su causa es multifactorial en donde el clima frío, el ambiente seco, los factores genéticos, la asociación a diferentes alergias, el estrés y la ansiedad empeoran los cuadros.

 

Su manifestación puede ser aguda o crónica dependiendo del tiempo. Una dermatitis aguda es húmeda y eccematosa; mientras que la dermatitis crónica se vuelve seca. En ambas, el síntoma principal es la comezón que suele ser intensa.

 

El tratamiento médico de la dermatitis atópica se enfoca a controlar la comezón y reparar la piel que se encuentra dañada. Para esto se utilizan antihistamínicos y cremas, que van cambiando dependiendo de la gravedad. Suelen ser tratamientos de largo plazo y persistentes; sin embargo, la necesidad de encontrar una cura lleva a los pacientes a la búsqueda de terapias alternativas

que generalmente no suelen tener bases científicas ni estudios médicos en donde se compruebe que su uso puede tener buenos resultados. A algunos pacientes les funcionarán y a otros no, incluso les causarán problemas secundarios.

 

Dentro de las terapias alternativas para la dermatitis atópica se encuentran las plantas medicinales o fitoterapia. Que por una parte sabemos que son la base de la medicina alópata, pero ya estudiadas, extraídas y purificadas, concentradas en dosis adecuadas y en vehículos o medios que permitan su penetración en la piel.

 

La fitoterapia para la dermatitis atópica se basa en plantas que prevengan la aparición de alergias, que suavicen e hidraten la piel, que disminuyan la comezón e inflamación y que eviten las infecciones. Dentro de las más usadas se encuentran el áloe, la caléndula, la avena, la malva, el aguacate y el pepino. Es por eso que algunos productos médicos traen estas sustancias o sus derivados como parte de sus ingredientes.

 

También es frecuente escuchar el uso de aceites esenciales o aromaterapia. Estos son aceites extraídos de ciertas plantas o flores en donde la concentración es muy alta y por lo tanto generalmente se usan diluidos. Se han usado para la dermatitis aceites de enebro, geranio, onagra, manzanilla, menta, rosas, melisa, así como aceite de ricino, de germen de trigo, almendras o semilla de borraja entre otros. Los aceites paradójicamente como podríamos pensar no tienen efecto emoliente. Solo dejan una capa de grasa que realiza oclusión. Por lo que aplicarlos como si fueran cremas no es una opción. Y por otra parte, los aceites podrían causar dermatitis de contacto, empeorar la irritación de la piel dañada por dermatitis y reacciones acneiformes.

 

A algunos suplementos alimenticios se les ha tratado de encontrar beneficios para la dermatitis atópica ya que mejoran el sistema inmune, sin embargo no todos los estudios son concluyentes. Entre estos suplementos encontramos los complejos vitamínicos con vitamina A y D, el omega 3, el zinc y los lactobacilos.

 

Por otra parte la dieta natural suele recomendarse evitando algunos alimentos que suelen ser alergénicos como el trigo, el gluten, el huevo, el chocolate, las nueces y otras semillas, el pescado y los mariscos y la leche de vaca; sin embargo no todos los pacientes con dermatitis atópica suelen ser alérgicos a los alimentos. La leche materna durante la lactancia parece que ha disminuido la prevalencia de dermatitis atópica en los pacientes.

 

La homeopatía es muy frecuente escucharla para tratamiento de las alergias, pero su base científica no es muy concluyente y las dosis de los alérgenos son muy bajas, por lo que esta terapia alternativa, no debe ser exclusiva, ya que su efecto podría ser a muy largo plazo.

 

Los pacientes con dermatitis atópica sabemos que tienen personalidades ansiosas, estresadas y angustiadas, por lo que en muchas ocasiones es necesario recomendar una psicoterapia con el especialista para poder determinar qué es lo que emocionalmente empeora al paciente. También algo muy útil es incitar a que el paciente haga ejercicio, la natación y el yoga son muy tranquilizadores y buenas terapias físicas.

 

Recuerda que la medicina alópata se basa en estudios científicos que comprueben los efectos benéficos y que sean reproducibles en la mayoría de las personas. Que si bien, la base de la medicina son las plantas, estas son ya modificadas, concentradas y depuradas para dar resultados confiables. Y que las terapias alternativas no serán para todos útiles, generalmente no tienen resultados comprobados y son recomendados entre la gente.

 

La terapia alternativa en la dermatitis atópica podría empeorarla, por lo que te recomendamos acudas a tu dermatólogo, para recibir el tratamiento adecuado a tu tipo de gravedad. Si estás pensando en usar alguna terapia alternativa, indícaselo a tu médico y que te oriente para que esa terapia sea lo más útil posible. Y como medidas generales recuerda evita rascar la piel, usa ropa de algodón, no uses suavizante en la ropa, toma baños diarios con agua tibia, no talles la piel, usa poco dermolimpiador, y usa cada 12 horas cremas hidratantes y emolientes que sean sin color y sin perfume.

 

Dra. Adriana Miranda Gómez

Tel 55682610

Consultorio 830 Torre Ángeles

Hospital Ángeles del Pedregal

2721