El papel profesional del Dermatólogo en la sociedad actual

  • tamaño de la fuente

La piel es el órgano de mayor tamaño del ser humano y corresponde al 15% de su peso corporal. Sirva de reflexión para pensar en su importancia que, por cada centímetro cuadro de piel, existen 6 millones de células,15 glándulas sebáceas, 100 glándulas sudoríparas, 1 metro de vasos sanguíneos , 4 metros de nervios y 5 mil organelos sensitivos.

 

 

Dentro de las funciones básicas de la piel, están la protección contra los agentes físicos, químicos, radiaciones, ectoparásitos, virus, bacterias y hongos. Además regula la absorción de sustancias y actúa como una barrera dinámica, de continua formación (se renueva cada 26 días) a nivel epidérmico y ajusta el medio interno, lo que contribuye con el mantenimiento de la temperatura adecuada en condiciones normales.

Un dermatólogo es un médico especialista que se forma primeramente como médico cirujano general y posteriormente, se titula en la especialidad de Dermatología, obteniendo títulos de posgrado para especializarse en el diagnóstico, tratamiento y prevención de enfermedades de la piel, mucosas, pelo y uñas, en promedio, en tres años más.

 

Se podría sumar una tercera subespecialidad que es la conocida como Dermatología Cosmética. Una de cada diez personas que consulte a un médico general lo harádebido a un problema dermatológico.Tanto el médico general como el médico familiar, generalmente recomienda al paciente con el especialista para un certero diagnóstico o terapia.

En el Siglo XXI la Dermatología ha avanzado enormemente y aunque el campo de la esteto cosmética sea una gran parte del trabajo de los Dermatólogos, debe destacarse que este profesional sanitario es médico y realiza como tal actos dentro del campo de la medicina. Son múltiples los tratamientos y diagnósticos que se realizan relacionados con otras muchas especialidades como Alergología, Infectología, Cirugía Plástica, Cirugía Vascular y Medicina Interna.

Debido a su creciente importancia, el dermatólogo debe manejar conocimientos en cirugía, reumatología, inmunología, neurología, enfermedades infecciosas, endocrinología y genética, puesto que muchas enfermedades de este tipo tienen síntomas cutáneos.

 

Dentro de la dermatología se han desarrollado subespecialidades como la venerología, que se dedica al estudio de las enfermedades de transmisión sexual, y la flebología, que se ocupa de las cada vez más frecuentes enfermedades del sistema venoso superficial. Ésta ha manifestado un importante desarrollo en el último tiempo y ahora muestra importantes innovaciones.

 

Actualmente, intervenciones para borrar cicatrices, microtransplante de pelo o rejuvenecimientos faciales por medio del uso de aparatos como láser, microdermabrasión, peelings (quimioexfoliación), entre otros, son cada vez más solicitados.

 

Los dermatólogos tratan a los pacientes de todas las edades, desde bebés hasta ancianitos. Dentro de las enfermedades a la piel más comunes se encuentran: la dermatitis (inflamación a la piel), infecciones causadas por hongos y por levaduras; despigmentación denominada vitiligo, la hiperpigmentación conocida como cloasma, paño o melasma, muy variados tipos de lunares y las multiples lesiones favorecidas por el daño solar crónico, con cambios premalignos y malignos (cánceres queratinociticos como carcinoma basoce lular y epidermoide) asícomo el melanoma. A éste respecto, es de destacar que el Dermatólogo actual puede diagnosticar tempranamente tumores de gran malignidad, a través de un análisis clínico y/o dermatoscópico de una que frente a los ojos de un inexperto puede pasar desapercibida y cuyo diagnóstico precoz sería salvador o decisivo para su futura vida.

 

Otros problemas que pueden presentarse en la piel son acné, rosácea, eczema, psoriasis, caída del cabello, enfermedades de las uñas y alteraciones metabólicas de piel en la diabetes, hipotiroidismo y por el uso de medicamentos para transplantes como riñón o médula ósea. Padecimientos como la psoriasis, la dermatitis atópica y la urticaria crónica, pueden beneficiarse por la terapia biológica que le ofrece al paciente una mejor calidad de vida y una nueva esperanza para su existencia, por ser de manejo frecuente por Dermatólogo.

 

La incorporación rutinaria de nuevas técnicas inmunológicas, histoquímicas, de biología molecular, de imagenología, para el diagnóstico más rápido y efectivo de las enfermedades cutáneas, son ejemplos definidos del papel rector del dermatólogo en el manejo de las patologías crecientes y nuevas de la piel y sus relaciones con su entorno.


El desarrollo vertiginoso de la industria farmacéutica y las grandes inversiones en investigación de fármacos de uso dermatológico, los métodos y procedimientos técnicos renovados, marcan una nueva época y una clara esperanza cimentadas en el dermatólogo mejor capacitado que exige la sociedad del siglo en curso.

 

Dr. Eduardo David Poletti ,  

Internista Dermatólogo

Contacto: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

1804